Por la izquierda, los artistas levantan en volandas a un compañero en un momento del espectáculo. A la derecha, una pareja baila la música de sus compañeros. En el recuadro, Carmen Bascarán. centro de defensa de la vida y derechos humanos
Por la izquierda, los artistas levantan en volandas a un compañero en un momento del espectáculo. A la derecha, una pareja baila la música de sus compañeros. En el recuadro, Carmen Bascarán. centro de defensa de la vida y derechos humanos

La misionera Carmen Bascarán trae a Gijón «Quilombagem» un espectáculo para denunciar el trabajo esclavo en Brasil

El teatro Jovellanos acogerá el próximo martes, día 9 de diciembre, el musical «Quilombagen», un canto de resistencia y lucha por la libertad que combate por la paz y contra la guerra imperialista. Un espectáculo que es fruto del arduo trabajo desarrollado por el Centro de Defensa de la Vida y de los Derechos Humanos de Açailândia (Brasil), una institución que pretende acabar con la realidad criminal de la esclavitud y dar refugio a quienes no desean seguir bajo el dominio de otros.

«Quilombagen» es mucho más que un espectáculo grandioso. Los textos, la música y los bailes forman una coreografía impactante con un fin irrebatible: combatir la situación de esclavitud que todavía viven muchos ciudadanos. La asturiana Carmen Bascarán, regidora de la obra y misionera en el estado brasileño de Maranhão desde hace catorce años, no dudó en sumarse a este objetivo para homenajear la lucha de muchos combatientes contra los expoliadores de personas, historias, lenguas y tierras.

A través del canto, Quilombagem aúna el sonido, la imagen, la danza y la capoeira, un baile que ocultaba un arte marcial con el que los esclavos se entrenaban para convertir su cuerpo en un arma con el que rebelarse y enfrentarse a sus amos. También relata cómo la explotación del hombre por otro hombre puede ser llevada al grado más atroz y, por ello, pelea contra la indecencia de algunos ricos.

Los actores que protagonizan la obra son chicos y chicas, de entre 15 y 30 años. Este equipo de profesionales, acreditado en el carácter libertario de las expresiones artísticas, persigue la recuperación del sentido de la lucha contra la esclavitud. El restablecimiento de un movimiento en el que se incluyen no sólo los negros fugitivos, sino también indios, mulatos, cafuzos, brasileños, nordestinos, pobres y marginados. Todos intentan sobrevivir al margen de los grandes proyectos de desarrollo y pagan un alto precio por la ganancia de empresarios, coroneles y latifundarios.

En una semana, Quilombagem encenderá miles de luminarias y candelas en Gijón. Y con un fin loable: contribuir a la defensa de los derechos humanos y a la erradicación definitiva de la esclavitud contemporánea, que todavía asola a algunos territorios de la Amazonia.

Fonte: http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008120200_35_702472__Gijon-Arte-contra-esclavitud

Deixe uma resposta

Esse site utiliza o Akismet para reduzir spam. Aprenda como seus dados de comentários são processados.