Una red de trata de blancas fue desarticulada en la ciudad de Quito, tras un operativo policial. Se trata de decenas de mujeres de origen colombiano, en su mayoría de la ciudad de Pereira, que eran traídas al Ecuador para ser empleadas en servicios sexuales.

Dos casas, una en el sector de la Floresta y otra en Cumbayá, que permanecían vigiladas eran la “residencia” de estas mujeres, de dónde eran conducidas en una furgoneta hacia el night club “Doll House”, ubicado en el sector El Inca, al norte de Quito.

Aunque las mujeres negaron ser explotadas y trabajar en la prostitución por voluntad propia, la Policía asegura que se trata de una red de tráfico de personas.

El centro de diversión, el más lujoso de la ciudad, pagaba USD 500 dólares mensuales a cada trabajadora, mientras que cobraban entre USD 100 y USD 1 000 por cada cliente, por relación sexual y dependiendo del servicio.

Las mujeres eran inicialmente contratadas como damas de compañía pero luego permanecían encerradas en lujosas habitaciones y con vigilancia.

En el operativo que duró más de tres horas resultaron detenidos cinco empleados, además del propietario del prostíbulo, Luis Arévalo.

Además 26 mujeres fueron arrestadas: 24 colombianas y sólo 2 ecuatorianas. De ellas, 9 fueron capturadas dentro del night club, 12 en la casa de Cumbayá y 5 en la de La Floresta.

Ver Vídeo: http://www.confirmado.net/index.php?option=com_content&task=view&id=1375&Itemid=29

Deixe uma resposta

Esse site utiliza o Akismet para reduzir spam. Aprenda como seus dados de comentários são processados.