La Unesco estableció que el 23 de agosto es el día internacional de recuerdo del comercio de esclavos y su abolición, para tener presente la magnitud de una tragedia practicada durante tantos siglos y que, a pesar de la abolición legal, sigue siendo una realidad en muchos lugares, donde seres humanos se ven obligados a vivir como esclavos y se convierten en víctimas de desaprensivos que aprovechan la desesperación y falta de recursos para someter a los más débiles.

Entre Ríos no está libre de estas prácticas, pero el Estado reconoció el flagelo y comenzó a combatirlo con la creación de la división de Trata de Personas, de la Dirección Investigaciones de la Policía de Entre Ríos.

La división creada hace un año, aborda el problema con la totalidad de fuerza y articula acciones con otros organismos municipales, con la dirección de Trabajo y con Migraciones para que en la provincia no se practique la trata, dijo AIM el jefe del área, Victorino Borrés.

En ese sentido, explicó que “la principal explotación que se registra es la sexual y por eso se acentuaron fuertemente los controles en las casas de tolerancia, bares y wisquerias”. Al respecto señaló que “se sugirió respetuosamente a las comunas que no se habiliten locales con esas características y se explica a la sociedad que esos espacios no son solamente bares, sino que son lugares donde se explota sexualmente a mujeres, que están muchas veces en situaciones que no son las adecuadas”.

Asimismo recordó que desde la división “se realizaron numerosos procedimientos, donde se detectaron que las condiciones de higiene son mínimas o no existen y las chicas prácticamente no tienen ningún derecho, están sujetas a la decisión del dueño del local”, por ello Borrés apuntó que desde la Policía sostienen que esos espacios “no deberían existir en el suelo entrerriano”.

Condiciones laborales
Por su parte, el director de Trabajo de la provincia, Oscar Balla, explicó a esta Agencia que el gobierno entrerriano “no permitirá que venga gente de otros lugares y que no se garanticen los derechos laborales y las condiciones mínimas de higiene y seguridad” y aclaró que desde el Estado se oponen a que venga personal de otro país a trabajar en Argentina, “sino que se exige que las condiciones de laborales sean igual a las que cualquier argentino tiene en la provincia”.

El funcionario aseguró que desde el organismo tratan “de estar en todos los lados donde nos necesitan, donde actuamos de oficio o por denuncia”.

Balla insistió en que desde el Estado están “atentos” y que no permitirán que haya empelados a quienes no les den las condiciones mínimas de higiene y seguridad en el trabajo.

Ley nacional
En Argentina, la ley nacional 26.364 / 2008 define como trata de personas ―la captación, el transporte y/o traslado — ya sea dentro del país, desde o hacia el exterior—, la acogida o la recepción de personas mayores de 18 años, con fines de explotación, cuando mediare engaño, fraude, violencia, amenaza o cualquier medio de intimidación o coerción, abuso de autoridad o de una situación de vulnerabilidad, concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre la víctima, aun cuando existiere asentimiento de ésta.

Además, ―se entiende por trata de menores el ofrecimiento, la captación, el transporte o traslado —ya sea dentro del país, desde o hacia el exterior—, la acogida o la recepción de personas menores de 18 años, con fines de explotación. Existe trata de menores aun cuando no mediare engaño, fraude, violencia, amenaza o cualquier medio de intimidación o coerción, abuso de autoridad o de una situación de vulnerabilidad, concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre la víctima. El asentimiento de la víctima de trata de personas menores de 18 años no tendrá efecto.

Fonte: http://www.aimdigital.com.ar/ver_noticias.php?id_nota=93417

Deixe uma resposta

Esse site utiliza o Akismet para reduzir spam. Aprenda como seus dados de comentários são processados.